Categorías
Blog

Manometría: un estudio que nos ayuda a cuidar a nuestro esófago

Manometría: un estudio que nos ayuda a cuidar a nuestro esófago

Cuando aprendemos sobre el sistema digestivo, probablemente sabemos del esófago una sola cosa: es un conducto que conecta la garganta con el estómago. Poco sabemos de su funcionamiento, así como de su importancia. El esófago ayuda a bajar la comida al estómago mediante un complejo funcionamiento de contracción y relajación muscular de sus paredes; asimismo, el esófago evita que la comida regrese del estómago, una vez que se encuentra en reposo. Es increíble que nos demos cuenta de su funcionamiento cuando las cosas no marchan de la manera correcta.

Muchas veces, el funcionamiento de esófago no es el correcto y puede provocar muchos problemas, tal vez el más común es la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico; sin embargo, no es el único problema. Entre otros problemas que puede presentar el esófago se encuentra la disfagia (dificultad para tragar), la acalasia (ausencia de las contracciones rítmicas del esófago y anormalidad en los procesos de relajación del esfínter), u obstrucciones que pueden afectar la función motora del esófago. En estos casos, se recomienda la realización de una manometría.

La manometría es un estudio que permite medir las contracciones musculares del esófago, midiendo su ritmo, fuerza y coordinación. Actualmente, existen dos tipos de estudios: la manometría convencional y la manometría de alta resolución. Esta última cuenta con más parámetros de registro de las características motrices del esófago.

El procedimiento es relativamente sencillo. Previo al estudio, el paciente debe evitar comer y beber ocho horas antes del estudio, así como suspender algunos medicamentos que le indique el médico. Durante el procedimiento, se introduce una sonda flexible vía por la nariz que llega hasta el estómago. Esta sonda medirá los movimientos del esófago, a través de registros del tiempo, la distancia y la presión de los movimientos. De esta manera, con la información recopilada, será posible diagnosticar mejor la acalasia o ver si el mal funcionamiento del esófago se debe a alguna obstrucción. La prueba es ambulatoria y no se necesita suspender actividades de ese día.

Se ha hablado mucho de la importancia de la manometría de alta resolución, sobre todo porque gracias a ella ha sido posible la detección más precisa de los distintos problemas que puede tener la función motora del esófago. Así que ya lo sabes, si sientes dificultad para tragar alimentos o dolor, consulta a tu médico. En GastroSalud, cuidamos tu salud digestiva.

Fuentes:

Lee, K. (2020). Introducción al esófago – Trastornos gastrointestinales. Manual MSD versión para público general. Recuperado el 10 de junio de 2021: https://www.msdmanuals.com/es-mx/hogar/trastornos-gastrointestinales/trastornos-esof%C3%A1gicos-y-de-la-degluci%C3%B3n/introducci%C3%B3n-al-es%C3%B3fago.

Manometría esofágica. (2021). MedlinePlus enciclopedia médica.Recuperado el 10 de junio de 2021: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003884.htm.

Manometría esofágica. (2021). Mayo Clinic. Recuperado el 11 de junio: https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/esophageal-manometry/about/pac-20394000.

Santaella, I. (2011). Aportación de la manometría de alta resolución en la práctica clínica. Sociedad Andaluza de Patología Digestiva. Recuperado el 11 de junio de 2021: https://www.sapd.es/revista/2011/34/4/04.